Contaminación lumínica

CL-Coruña-LDDefinimos “contaminación lumínica” como la alteración de la oscuridad natural del medio nocturno producida por las emisiones artificiales de luz. La contaminación lumínica está provocada entre otras causas por la disipación de luz en zonas que no deben ser iluminadas, o a horas o momentos del año en las que no es preciso iluminarlas, o por el uso de intensidades y espectros de luz inadecuados. Se manifiesta de diversas formas, entre ellas la intrusión lumínica en el medio ambiente y en domicilios particulares, el incremento del brillo del cielo nocturno o los efectos de deslumbramiento que pueden poner en peligro la seguridad de las personas.

El crecimiento desmedido de la iluminación artificial de la noche que experimentamos en las últimas décadas tiene consecuencias que hoy en día resultan ya innegables:

  • La contaminación lumínica afecta al medio ambiente: altera la vida marina (por la iluminación indiscriminada de las playas), dificulta o impide los movimientos migratorios de las aves y provoca graves desequilibrios en la fauna nocturna y crepuscular.
  • Supone un sobreconsumo de combustibles fósiles, energía y recursos naturales. Gastamos muchísimo más de lo que precisamos. Según las estimaciones del proyecto Cities at night, cada año en España se gastan 950 millones de euros en la iluminación de la noche.
  • La exposición a la luz artificial durante la noche afecta a la salud humana al desajustar el “reloj biológico” e inhibir la secreción de melatonina, que desarrolla una gran variedad de funciones en el organismo.

La contaminación lumínica no es un asunto menor, un “capricho” de aficionados a la astronomía en busca de cielos oscuros (un patrimonio cultural que es, por otra parte, más que merecedor de atención y protección). La contaminación lumínica es un asunto relevante que conviene introducir lo más pronto posible en el debate público -con rigor, sosiego y espíritu constructivo- en favor del bien común.

La necesidad de combatir la contaminación lumínica, de hecho, ya está recogida en la legislación española desde 2007. La Ley 34/2007, de 15 de noviembre, “de calidad del aire y protección de la atmósfera”, le dedica un apartado específico a este asunto en su disposición adicional cuarta.

Ley 34/2007 Disposición adicional cuarta. Contaminación lumínica.
Las Administraciones públicas, en el ámbito de sus competencias, promoverán la prevención y reducción de la contaminación lumínica, con la finalidad de conseguir los siguientes objetivos:
a) Promover un uso eficiente del alumbrado exterior, sin menoscabo de la seguridad que debe proporcionar a los peatones, los vehículos y las propiedades.
b) Preservar al máximo posible las condiciones naturales de las horas nocturnas en beneficio de la fauna, la flora y los ecosistemas en general.
c) Prevenir, minimizar y corregir los efectos de la contaminación lumínica en el cielo nocturno, y, en particular en el entorno de los observatorios astronómicos que trabajan dentro del espectro visible.
d) Reducir la intrusión lumínica en zonas distintas a las que se pretende iluminar, principalmente en entornos naturales e interior de edificios.

El año siguiente se aprobó el Real Decreto 1890/2008, de 14 de noviembre, “por el que se aprueba el Reglamento de eficiencia energética en instalaciones de alumbrado exterior y sus Instrucciones técnicas complementarias EA-01 a EA-07”, que determina unos criterios básicos generales pero también instrucciones técnicas concretas que no siempre se están poniendo en práctica de forma correcta.

Además de estas dos normas estatales de obligado cumplimiento, hay otros ejemplos de legislación que conviene estudiar de cara a una ordenación de la iluminación exterior. Destacamos, en particular, el DECRETO 357/2010, de 3 de agosto, por el que se aprueba el “Reglamento para la Protección de la Calidad del Cielo Nocturno frente a la contaminación lumínica y el establecimiento de medidas de ahorro y eficiencia energética” de la Junta de Andalucía. También el DECRET 190/2015, de 25 de agosto, “de desplegament de la Llei 6/2001, de 31 de maig, d’ordenació ambiental de l’enllumenament per a la protecció del medi nocturn” de la Generalitat de Catalunya.

La iluminación pública, un servicio esencial que las administraciones prestan a la ciudadanía, consume una gran cantidad de recursos económicos de muchas entidades locales y supone un porcentaje importante del consumo energético de nuestra sociedad. Por eso, y porque la luz no es inocua para el medio ambiente ni para la salud, creemos que es fundamental prestar este servicio en las mejores condiciones posibles. Con la tecnología actual y las nuevas lámparas, luminarias, detectores de presencia, sistemas de control y mantenimiento, software de diseño… se puede conseguir que nuestras calles y plazas estén bien iluminadas minimizando los impactos que producen en medio nocturno.

Criterios básicos contra la contaminación lumínica

La luz artificial tiene que usarse sólo donde se necesita, sólo cuando se necesita, en cantidad suficiente y no excesiva y con el espectro idóneo. En estas cuatro sencillas reglas se resumen los principios que deberían inspirar cualquier normativa de iluminación artificial. De manera más detallada, listamos a continuación los aspectos más importantes a tener en cuenta para el control de la contaminación lumínica:

  • El encendido y apagado de la iluminación exterior debe venir marcado por la ausencia de la luz solar, que en general consideramos asociada al crepúsculo civil (intervalo que comienza cuando el disco solar se sitúa 6º por debajo del horizonte, bien posterior a la puesta de Sol y anterior a su salida). Recordamos que los horarios de salida y puesta de Sol son diferentes en cada lugar en función de su situación geográfica, de tal manera que los horarios de referencia válidos para Barcelona, por ejemplo, serán sumamente inadecuados para A Coruña. Sólo en aquellas calles y plazas singularmente oscuras por causa de su trazado urbanístico debería ampliarse el horario de encendido de las luminarias.
  • Todos los sistemas de iluminación general deben incluir mecanismos para la reducción del flujo a partir de ciertas horas de la noche. En horario nocturno la iluminación ornamental tendrá que mantenerse apagada.
  • Con carácter general, las luminarias para la iluminación no pueden enviar luz por encima del plano horizontal en su posición de instalación (FHSi=0%). Las excepciones deben estar debidamente justificadas.
  • Se iluminarán exclusivamente aquellos lugares donde la luz sea necesaria. Se evitará la intrusión lumínica en domicilios, espacios no habitados (ríos, zonas húmedas, campos, bosques, montañas, playas, costas…) y por supuesto la emisión directa al cielo. La iluminación de establecimientos comerciales deberá permanecer apagada cuando estos no se encuentran abiertos al público.
  • Se deberá formular un plan realista y fiable de divulgación de la normativa y de difusión del conocimiento de la contaminación lumínica. El control del cumplimiento de la legislación y la imposición de las sanciones que correspondan debe atender a un criterio creíble, realista y eficaz, que favorezca la aceptación de la misma en beneficio de todos.
  • Ante los riesgos para la salud asociados a la ruptura del ciclo natural día/noche provocado por el uso abusivo de luz artificial, y en particular de la luz blanca con intensa componente azul, típica de los LED más utilizados hoy, es preciso guiarnos por un principio de precaución. Eso implica ajustar la cantidad de iluminación a los niveles mínimos suficientes para las tareas a realizar y utilizar fuentes con el espectro adecuado. Hace falta repensar la instalación masiva e indiscriminada de LED blancos que es común en la actualidad y optar, de acuerdo con los estudios de los que se dispone, por lámparas de menor temperatura de color y luminarias con las características idóneas para cada espacio.

Colectivos y asociaciones que se suman a esta nota: Agrupación Astronómica Coruñesa Ío, Cel Fosc, Asociación de Amigos de la Casa de las Ciencias, Calidade do Ceo, Sociedade Galega de Ornitoloxía, Agrupación Astronómica Rías Baixas, Asociación Astronómica Sirio, Asociación Galega de Comunicación de Cultura Científica e Tecnolóxica y Clube Vega.

* * * * *

LA NOTA INFORMATIVA EN PDF: A4 vertical (descargar, 150KB), A4 para doblar (descargar, 762KB) o consultar en Slideshare; diseño y maquetación, Marta Cortacans.

* * * * *

ANOTACIONES SOBRE CONTAMINACIÓN LUMINICA EN NUESTRO SITIO WEB:

A maior asociación médica estadounidense alerta contra a contaminación luminosa

Menos luz para ver mellor

A luz que tiramos ao ceo, 1 e 2

Ollos no ceo: explorando a contaminación luminosa global con mapas por satélite.

A perda da escuridade (vídeo Losing the Dark da IDA con subtítulos en galego).

Contra a intrusión luminosa: un modelo de escrito aos Concellos.

Introdución á contaminación luminosa (presentación en PDF).

Declaración institucional do Parlamento de Galicia en defensa do ceo nocturno (inclúe vídeo).

* * * * *

ASOCIACIONES, CAMPAÑAS Y PROYECTOS CONTRA LA CONTAMINACIÓN LUMINOSA:

Cel Fosc

International Dark Sky Association

Calidade do Ceo Nocturno

Cielo Buio

Stars4all

Globe at night